Cultura

Pueblo vasco y pueblo andaluz: Historia milenaria. Tradiciones singulares. Folklore inconfundible. Música actual impregnada de alma vasca y andaluza.

– APARTADO EN CONSTRUCCIÓN –

La inconmensurable cultura de Euskadi y Andalucía queda reflejada en expresiones culturales como el Flamenco, las tamborradas, el aurresku, las fiestas de primavera, erromerias, cortijos y baserris, deportes rurales, comparsas y konpatsak… Sus tradiciones singulares y su folklore inconfundible hacen, sin duda, de Andalucía y del País Vasco, dos de los más definidos pueblos de la Península Ibérica.

  1. Historia de Andalucía.

1.2 Orígenes y Prehistoria.

1.3 Edad Antigua: Tartessos, turdetanos, íberos y cartagineses.

1.4 La Bética Romana.

1.5 La Bética Visigoda y bizantina.

1.6 Al-Andalus.

1.7 Andalucía bajo la Corona de Castilla-España.

1.8 Andalucía como nacionalidad histórica.

 

2. Historia del País Vasco.

2.1 Orígenes y Prehistoria.

2.2 Vasconia en el Imperio Romano.

2.3 El Reino de Pamplona, posteriormente de Navarra.

2.4 La anexión a España conservando los fueros.

2.5 La Guerra de Sucesión Española.

2.6 Las Guerras Carlistas.

2.7 El Franquismo y E. T. A.

 

3. Tradiciones andaluzas.

4. Tradiciones vascas.

5. Folklore andaluz.

6. Foklore vasco.

7. Música actual con alma andaluza.

8. Música actual con alma vasca.

 

 

1. Historia de Andalucía

Ya desde el inicio de la Edad de los Metales, el territorio de la actual Andalucía ha sido foco de atracción de numerosas civilizaciones debido a la conjunción de los siguientes factores:

  • La situación geoestratégica del territorio andaluz en el extremo sur de Europa, entre ésta y el continente africano, entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico
  • Sus abundantes recursos minerales y agrícolas
  • Su gran extensión superficial de más de 87.000 km², mayor que algunos de los países europeos.

Por todo esto, en el territorio de la actual Andalucía pusieron sus ojos y fijaron su objetivo griegos, fenicios, cartagineses, romanos, visigodos, árabes, bereberes y castellanoaragoneses.

1.2 Prehistoria: Paleolítico, Neolítico y Edad de los Metales.

1.3 Edad Antigua: TARTESSOS, Turdetanos, íberos y cartagineses.

1.4 Bética romana.

1.5 La Bética visigoda y bizantina.

1.6 AL-ANDALUS.

1.7 Andalucía bajo la Corona de Castilla-España.

1.8 Andalucía como nacionalidad histórica.


2. Historia del País Vasco

La arqueología y la genética tratan hoy día de arrojar luz sobre el origen de los vascos. La lingüística hace lo propio con el euskera. Como hechos más destacados de su historia, la pintura rupestre en sus cuevas paleolíticas, la resistencia a la adopción del latín como lengua, las guerras internas entre las grandes familias de la Edad Media y la polémica alianza con el Reino castellanoaragonés que a la postre derivaría en su controvertida integración en el Reino de España, hoy rechazada por una parte importante de su población.

 

Referencias:

 

2.1 Origenes.

Entre el Río Garona y el Río Ebro se asienta el pueblo vasco. Dividido por los Pirineos, el refugio natural de los vascos cuando eran atacados por invasores.

Los homínidos del Paleolítico vasco eran pre-neanderthales (también llamados Homo Erectus u Homo Antecessor) organizados en tribus basadas en una economía predadora que recurrían a la caza, pesca, recolección y carroñeo. Dominaban la técnica del fuego,

2.2  Vasconia en el Imperio Romano.

Autrigones, Caristios, Várdulos, Vascones y Aquitanos. Poco se sabe de aquellas tribus que tenían similares costumbres e idioma: El euskera. O eso nos narran los romanos, que fueron los primeros en llegar y contarlo, y permanecieron allí durante 600 años. Durante ese tiempo, los romanos llenaron aquel territorio de calzadas y puentes. Lo denominaron Vasconia en referencia a autores los autores clásicos Livio, Plinio, Estrabón y Ptolomeo que ya anteriormente habían denominado a la zona como “territorio de los vascones”.

Los romanos también enseñaron a las tribus (aunque no consiguieron latinizarlas) nuevas formas de agricultura, tratamiento de minerales y tácticas militares.  Surgieron además las primeras ciudades vascas importantes, entre ellas Pompaelo (o Pompeya) actual Pamplona.

PrerromanosN-es.svg
Las diferentes tribus prerromanas que poblaban el actual territorio de Euskal Herria.

En el siglo V comenzó la decadencia del Imperio Romano, que se encontraba muy debilitado. Diferentes pueblos germánicos, como suevos, vándalos y alanos, pasaron por el País Vasco, pero solo durante el trayecto para establecerse con zonas peninsulares más al sur. Posteriormente, los visigodos, sin necesidad de mucha agresividad se establecieron a lo largo del sur de Francia y también en el territorio vasco aunque en el siglo VI también terminaron retirándose al sur de la Península Ibérica empujados por los agresivos francos. Estos últimos sí entraron a la fuerza en el País Vasco, aunque los vascos no se lo pusieron nada fácil gracias a las tácticas militares aprendidas de los romanos. De hecho, en la Batalla de Roncesvalles (15 de agosto de 778 d. C.) los vascos se comieron, gracias a una emboscada, al ejército del Rey franco Carlomagno.

En el 711 d. C. los árabe-bereberes entraron en la península y, en tan solo unos años se establecieron por casi todo el territorio de esta, quedando los vascos entre Al-Andalus y el Imperio Franco.  Ante esta doble amenaza, en el territorio vasco va desapareciendo la organización tribal y en Pamplona se va generando cada vez más una mayor organización y estructura política.

2.3 El Reino de Pamplona, posteriormente de Navarra.

El progreso organizativo y estructural da lugar en el siglo X al Reino de Pamplona y los vascos tienen a su primer Rey: Íñigo Arista. A lo largo de los años, ese reino pamplonés va prosperando y ganando más territorios. A principios del siglo XI, y con el rey Sancho El Mayor, sus límites se extendían desde Palencia a Huesca. De hecho, en Huesca aún se conservan documentos en euskera de aquella época.

Un siglo más tarde, el Rey Sancho El Sabio cambió el nombre a sus dominios, que pasan a llamarse Reino de Navarra. Este ya estaba compuesto por Navarra, Vizcaya, Guipuzcoa, Álava, y al otro lado de los Pirineos, Zuberoa y Lapurdi.

En el siglo XII surgieron dos poderosos reinos que hicieron disminuir el territorio tanto del Islam como del Reino de Navarra: Son el Reino de Castilla y el Reino de Aragón, que al principio dependía de los reyes de Navarra. Tras empujar hacia el sur a los musulmanes, también comenzaron a ejercer presiones sobre el territorio vasco. Entonces el Reino de Navarra comenzó a menguar.

La península ibérica en 1212

En la batalla de las Navas de Tolosa, julio de 1212, el señor de Vizcaya Diego II López de Haro el Bueno, su hijo Lope II Díez de Haro Cabeza Brava y sus sobrinos Sancho Fernández y Martín Muñoz conformaban con sus tropas la vanguardia del ejército castellano, en cuyas filas batallaron también los alaveses, encabezados por Rodrigo de Mendarózqueta. Sancho VII el Fuerte, rey de Navarra, había llevado a sus órdenes, además de sus caballeros navarros, las tropas concejiles de Segovia, Ávila y Medina del Campo.

Sobre la anexión definitiva (porque hubo algunas previas y temporales) en 1200 de Álava y Gupúzcoa al Reino de Castilla hay dos teorías:

  • La alianza voluntaria: La historiografía oficial sostiene que fue decisión de los guipuzcoanos unirse a Castilla. Si bien se desconoce cómo estaban repartidos los apoyos entre los nobles, el pueblo, con vocación comercial, y ofendido por desafueros desconocidos que les habría infligido el rey de Navarra, sintió mayor vinculación con el Reino de Castilla.
  • La conquista: Otros estudiosos como Tomás Urzainki afirman que las tropas de Alfonso VIII de Castilla protagonizaron un largo asedio sobre Gasteiz, hallándose signos de resistencia, como restos de un incendio, sobre la cima de Atorrotx. Según Urzainki, las tropas castellanas entraron a  fuego y sangre, logrando conquistar por las armas tanto Arrasate como Gipuzkoa.

En 1379, Vizcaya también se puso del lado de Castilla. Ocurrió cuando el rey Juan I de Castilla se convirtió en señor de Vizcaya, por herencia materna, quedando dicha titularidad integrada definitivamente en la corona de Castilla, aunque se mantuvieron sus propias instituciones.

El caso es que entonces Navarra quedó reducida a su actual territorio y un poco más allá de los Pirineos. Así quedaba la península en en año 1450.

Iberian Kingdoms in 1400

Mientras continuaba la presión de Castilla y Aragón sobre Navarra, se originó entre los navarros una doble tendencia:

  • Agramonteses: Optaban por mantenerse bajo la monarquía navarra.
  • Beamonteses: Preferían pasar a jurisdicción castellana.

2.4 La anexión a España conservando los fueros.

El 19 de octubre de 1469 quedaron unidos los reinos de Castilla y Aragón mediante la boda de Isabel y Fernando, no por amor, sino con el objetivo de unificar ambas coronas en una sola. Empiezan a llamarse “Reyes de España” y continúan conquistando territorios. En 1492 cayó el Reino de Granada y en 1512 sucumbió Navarra, pasando los navarros a depender de los monarcas españoles. Pero es importante reseñar que dichos monarcas permitieron que Navarra conservase sus fueros, es decir, normas jurídicas, derechos, privilegios y leyes propias recogidas de forma escrita, como un régimen fiscal y monetario propio y la exención del servicio militar. Esto que permitió a los navarros mantener una fuerte autonomía o autogobierno.

Con una España unificada, muchos alaveses, guipuzcoanos y navarros se aprovecharon de su situación bajo la monarquía española, comenzando a participar de sus políticas. Así que muchos de ellos se unieron a la conquista del mundo y embarcaron para hacer las américas. Por ese motivo, hay en la actualidad tanto apellido vasco en América.

Del siglo XVI consta la primera aparición escrita del término Euskal Herria, concretamente del Manuscrito de Lazarraga. Se trata de un escrito entre los años 1564 y 1567, donde se entremezclan la prosa y el verso.

..beti çagie laudatu çegaiti doçun eusquel erria aynbat bentajaz dotadu. (f. 18) [siempre seréis alabado porque a Euskal Herria de tantas ventajas habéis dotado.]

…çegayti eusquel errian dira ederr guztioc dotadu. (f. 18v) [porque se ha dotado a Euskal Herria de todas estas bellezas.]

…çeñetan ditut eçautu eusquel erriau oy nola eben erregue batec pobladu. (f. 18v) [por los cuales he sabido cómo un rey pobló esta Euskal Herria.]

2.5 La guerra de sucesión española

El Rey de España, Carlos II (el Hechizado) murió sin descendencia en 1700, quedando en el aire quién sería el siguiente rey. En Europa había dos grandes potencias interesadas en colocar en el trono español a alguien de su familia para conseguir más poder: Francia, donde reinaban los Borbones, y Austria, bajo el reinado del Archiduque Carlos. Ambos ejércitos fueron enviados a España, donde estalló la guerra. Guipuzcoanos, navarros, alaveses y vizcaínos se posicionaron a favor de los Borbones, luchan en su bando y les salió bien, ya que los austriacos terminaron retirándose y Felipe de Borbón se hizo con la corona. Este suprimió todos los fueros de España excepto los cuatro vascos, como agradecimiento a su apoyo.

A finales del siglo XVIII comenzó una época terrible para el pueblo vasco. Por un lado, tuvo lugar la revolución francesa, imponiéndose la igualdad social para todos los franceses. Eso significaba la no aceptación de que los vascos del norte no se reconociesen como franceses. Se mandó al ejército francés a Iparralde y se arrastraron a miles de sus habitantes hacia el norte. Muchos vascos murieron mientras eran trasladados en condiciones inhumanas y la zona de Iparralde perdió toda su autonomía.

En 1789 se promulgó en Francia la ley de creación del Departamento de los Bajos Pirineos, aplicada en 1790, quedando así las tres provincias de Iparralde integradas definitivamente en el país galo.

Mientras, en hegoalde seguían reinando los Borbones con una política muy centralista en la que cada vez estaba peor visto eso de que vizcaínos, guipuzcoanos, alaveses y navarros tuviesen sus propios fueros y un altísimo nivel de autogobierno.

 

2.6 Las Guerras Carlistas

El empeño de decidir todo desde Castilla influyó notablemente en las guerras civiles que tuvieron lugar en el siglo XIX. Fernando VII murió, disputándose entonces el trono entre su hija Isabel (una niña de dos años) y su tío don Carlos quien se mantenía dispuesto a mantener gran parte de los fueros, motivo por el que los cuatro territorios de hegoalde se pusieron de su parte. Esto provocó tres guerras civiles entre Isabelinos y Carlistas, aunque una de ellas no tuvo lugar en tierras vascas. Perdieron los Carlistas, así que se suprimió el título de Reino a Navarra (que pasó a ser una provincia más) y los cuatro territorios del sur perdieron sus fueros definitivamente, y con ello su capacidad de autogobierno, pasando a ser provincias dependientes de Madrid, es decir, el mapa actual.

 

Después de perder las Guerras Carlistas, los vascos mantenían los anhelos de seguir defendiendo sus derechos y su identidad. Se creó en Navarra todo un movimiento intelectual y popular a favor de la idiosincrasia vasca. En Vizcaya apareció Sabino Arana, quien empezó a hablar, no solo de recuperación de los fueros, sino también de la independencia. Además creó la ikurriña, fundó en 1895 el Partido Nacionalista Vasco y acuñó en 1896 el nombre de Euzkadi para referirse a las siete provincias vascas. Este impulso nacionalista no creció por dos motivos:

  • El mundo se encontraba inmerso en la Primera Guerra Mundial, y esta acaparaba toda la actualidad.
  • Las dos dictaduras de Primo de Rivera y de Francisco Franco, especialmente dura esta última con 40 años de terror y fusilamiento de miles de personas en cuanto se atrevían a cuestionar al dictador. En esa época fue tan perseguido el nacionalismo, que el euskera llegó a estar prohibido.

2.7 El Franquismo y E. T. A.

Tras la Guerra Civil, y con la llegada del Franquismo, el término Euskadi comenzó a utilizarse para referirse únicamente a Vizcaya, Guipúzcoa y Álava. Solo un grupo de estudiantes fue capaz de movilizarse contra la dictadura y así, en 1959, surgió la organización Euskadi Ta Askatasuna. Inicialmente contó con el apoyo de gran parte de la población tanto vasca como española, ya que, aunque llevaba a cabo labores de propaganda y movilización en pro de la independencia del País Vasco, era considerada como una de las organizadoras más opuestas al Franquismo. Pero durante la época de los 60 y 70 comenzó a emplear métodos como el asesinato, el secuestro y la extorsión bajo lo que denominaba “lucha armada”, ganándose, como no podía ser de otra forma, la repulsa y el rechazo de la sociedad. Dicha actividad criminal dio lugar a que en los 80, la sociedad vasca estuviese profundamente dividida entre una minoría que apoyaba a ETA, y una mayoría que lo rechazaba. Pero en 2011 ETA por fin abandonó las armas, comenzando así el actual periodo de confrontación exclusivamente política entre diferentes partidos e ideologías.

 

 


3. Tradiciones andaluzas

Lorem ipsum

4. Tradiciones vascas

Lorem ipsum

5. Folklore andaluz

La convulsa historia de Andalucía y de las culturas que han querido vivir junto a los andaluces en el territorio andaluz, ha dejado muchas evidencias en el folklore andaluz.

La manifestación folklórica andaluza más genuina y reconocida mundialmente es el cante, baile y toque Flamenco, declarado Patrimonio de la Humanidad. Sus variedades más populares son la Sevillana, la Bulería y el Fandango. Como instrumentos característicos es inevitable referirse a la guitarra andaluza, a las castañuelas, a la zambomba y al cajón flamenco.

6. Folklore vasco

Loren ipsum

guitarra andalucia txalaparta euskadi artistas
La guitarra flamenca y la txalaparta están íntimamente ligadas a sus respectivas culturas, andaluza y vasca.

7. Música actual con alma

Creadores de música moderna pero al mismo tiempo arraigada a la tierra que nos descubre el Alma del País Vasco y de Andalucía.

7.1. Con identidad andaluza

El Barrio, Triana, Medina Azahara, La Banda Morisca…

7.2. Con identidad vasca

Esne Beltza, Sagarroi, Fermín Muguruza, Xabi Solano…

Anuncios